Cual es mi IP

Cual es mi IP

Compartiendo las redes de fibra óptica

1 de marzo de 2010

Crear una red de telecomunicaciones supone una inversión enorme para desplegar y tender cables. En España, muchas de estas infraestructuras están en poder de Telefónica, debido a su situación de monopolio durante años. No obstante, desde hace pocos meses, esta compañía se ve obligada a realquilar sus zanjas al resto de operadores para que lleguen a zonas menos rentables.

Esta situación se reproduce en otros países donde la instalación de la fibra óptica que permite transportar la señal digital también se realiza por soterramiento de los tubos.

Los usuarios finales perciben estas diferencias de costes en el desarrollo de las redes. Mientras en España son comunes las ofertas de conexión a Internet entre 1 y 20 megabits por segundo, en Japón, la conexión más habitual es de un gigabit por segundo, es decir, 1.000 megabits por segundo.

La demanda por parte de los usuarios de una mayor velocidad de acceso a Internet es un hecho constatable a medida que crecen las posibilidades de desarrollo de nuevos negocios y los mismos tienen una amplia aceptación. Éste es el caso de la televisión en streaming de alta definición (HDTV).

Pero un servicio así precisa de una conexión de banda ancha mínima de 55 megabits por segundo, lo cual implica la necesidad de realizar una inversión importante en infraestructuras y  formación por parte de los operadores de telecomunicaciones.

Este handicap favorece que muchos operadores de telecomunicaciones no estén dispuestos a invertir en todas las zonas, ya que algunas no resultan rentables en el plano económico. Si de ellos dependiera, sólo se centrarían en los núcleos urbanos donde el coste de inversión tiene un retorno claro. Sin embargo, hay soluciones que permiten rentabilizar zonas en principio desfavorables, como la posibilidad de compartir zanjas y canalizaciones.

Autor: Carlos

Más información

Contenido relacionado

Cargando...
x